Bursitis

bursitis

Bursitis significa inflamación de una bursa. Las bursas son pequeñas bolsas llenas de líquido que se encuentran entre los tendones y los huesos en diversas partes del cuerpo. Facilitan el movimiento de los músculos porque amortiguan la fricción entre los huesos y otros tejidos. La inflamación de una bursa produce dolor, sensibilidad al tacto y limitación del movimiento. También se puede presentar enrojecimiento e inflamación.

La causa de la bursitis puede ser una lesión, uso excesivo, reacción a algún alimento, alergias transmitidas por el aire o depósitos de calcio. La rigidez muscular también puede producir bursitis. Las bursas de las articulaciones de la cadera y de los hombros son las que se afectan con más frecuencia, en lo que se denomina bursitis calcificada (normalmente cuando una herida no se ha tratado correctamente y ha dejado tejido cicatricial). La epicondylitis o bursitis epitrochlear es la que afecta a un brazo; también se conoce como "codo del tenista" o "hombro rígido". Puede originarse como un desgarro menor del tendón y es más frecuente en las personas cuya actividad les exige agarrar objetos repetidamente. La bursitis relacionada con algunos trabajos es muy común, y familiarmente se conoce con nombres como "rodilla de fregona, bursitis de la rótula" o, en relación con los mineros del carbón, "crujido de rodilla" y "crujido de hombro". La bursitis trochanteric es la inflamación de la bursa de la cadera, la cual puede surgir por una actividad física constante, por estar parado demasiado tiempo o por una dislocación de la cadera. Normalmente viene acompañada de un profundo dolor que baja por la pierna. Los juanetes, una de las dolencias más comunes de los pies, son en realidad una forma de bursitis causada por fricción. Un zapato apretado puede hacer que se inflame la bursa del dedo gordo del pie.

La bursitis puede afectar a cualquier persona y a cualquier edad. Sin embargo, las personas mayores, especialmente atletas, tienen más probabilidad de sufrir de bursitis. A veces es difícil diferenciar entre bursitis y tendinitis, que es la inflamación de un tendón, normalmente debido a un sobreesfuerzo. La tendirútis afecta comúnmente a los hombros, caderas, tendones de Aquiles y los de los muslos. Mientras que la bursitis se caracteriza por un dolor sordo y persistente que aumenta con el movimiento, la tendinitis produce un dolor agudo con el movimiento, y la rotación del brazo puede ser dificultosa si afecta al hombro. Este problema es peor de noche que durante el día y el dolor normalmente avanza de la parte superior del hombro hasta la zona baja del músculo del hombro que se extiende hacia la espalda. La tendinitis suele aquejar a las personas cuyo trabajo les exige estirarse para realizar determinadas tareas, como trabajadores domésticos y pintores de brocha gorda. Los tendones también se pueden inflamar a causa de depósitos de calcio que presionan contra ellos. A diferencia de la tendinitis, la bursitis suele presentarse con edema y acumulación de fluido

Hierbas

  • Tanto la boswellia como la bromelaína reducen la inflamación.
  • Una combinación en igual medida de cola de caballo, Filipendula ulmaria y corteza de sauce, tomada tres veces al día, alivia la inflamación. La cola de caballo proporciona sílice, una forma del micromineral silicio, que es necesaria para la curación y la reparación de los tejidos.

Recomendaciones

  • Haga una dieta de alimentos crudos durante siete días y a continuación haga un ayuno de limpieza de tres días. 
  • No consuma alimentos procesados ni ninguna forma de azúcar.
  • Para aliviar el dolor, utilice compresas calientes de castor oil. Ponga castor oil en una cacerola y caliéntelo sin dejarlo hervir. Empape en el aceite caliente un trozo de cheesecloth u otra tela de algodón blanco. Colóquese la tela sobre el área afectada y póngase encima un plástico más I grande para que la cubra bien. Coloque un heating pad sobre el plástico para que la compresa permanezca caliente. Mantenga la compresa en el área afectada entre media hora y dos horas, según sus necesidades. Algunos médicos recomiendan compresas de hielo.
  • Es posible que tenga que suspender todas sus actividades y dedicarse a descansar. Cuando tenga que hacer alguna actividad física, no se exija mucho ni durante períodos largos. Si siente dolor, deténgase.

Aspectos para tener en cuenta

  • El tratamiento de la bursitis implica eliminar la causa de la lesión (esto significa, por lo, general, limitar la actividad y/o inmovilizar el área afectada), curar cualquier infección subyacente y, de ser necesario, retirar quirúrgicamente los depósitos de calcio.
  • Para calmar el dolor y disminuir el edema se puede aplicar tópicamente dimethylsulfoxide (DMSO), un subproducto del procesamiento de la madera.
    Advertencia: Para uso terapéutico sólo se debe utilizar el DMSO que venden en los health food stores. El DMSO de uso industrial que se consigue en otra clase de tiendas no sirve para este propósito. La acción del DMSO puede hacer que cualquier contaminante depositado en la piel o en el producto puede ser absorbido por los tejidos.
    Nota: Utilizar DMSO puede producir olor a ajo en el cuerpo. Este efecto es transitorio y no debe ser motivo de preocupación
  • Maca peq
  • Acai Berry peq
  • Ginsengpeq
  • Luteina peq
  • Selenio peq